Los jardines verticales y la calidad de vida en las ciudades

noviembre 25, 2021

Jardines Verticales | Paisajismo | Plantas | Techos Verdes

jardines verticales

Hay mariposas, colibríes y abejas zumbando entre las flores, pero no es un prado en el medio del bosque: es el frente de una casa en el medio de la ciudad. Una pared cualquiera que podría ser blanca, que incluso podría tener graffitis de los chicos del barrio, pero en cambio tiene un ecosistema viviente: un jardín vertical. Esto que podría parecer excepcional es una de las muchas soluciones innovadoras al problema de la calidad de vida en las ciudades. 

 

Según datos oficiales, en la Ciudad de Buenos Aires contamos con sólo 6m2 de espacio verde por habitante, un número muy por debajo de los 15m2 por habitante que recomienda la ONU (Organización de las Naciones Unidas). La ONU también calcula que anualmente cerca de 3.7 millones de muertes en el mundo son causadas por la contaminación del aire. Frente a esta problemática, los jardines verticales surgen como una de las maneras más efectivas de incorporar espacios verdes en la ciudad y contribuir a limpiar el aire. 

 

Las plantas no solo producen oxígeno, sino que también retienen el polvo y capturan partículas en el aire causantes de enfermedades respiratorias.  Se calcula que un edificio de 4 plantas cubierta por jardines verticales puede filtrar al año 40 toneladas de gases nocivos y 15 kg de metales pesados. Además, los jardines verticales contribuyen a reducir los efectos de isla de calor, actúan como aislación térmica y acústica, ayudando a atenuar también la contaminación sonora en las ciudades hasta 10 decibelios. 

 

En la ciudad de Buenos Aires, los puntos con mayor contaminación sonora son las vías de transporte público. El sonido que producen trenes y colectivos puede alcanzar tantos decibeles como un avión despegando. En las avenidas más transitadas como Corrientes o 9 de Julio, se registran decibeles que superan por mucho los parámetros de la OMS. La contaminación acústica no es solo molesta, también daña a la fauna local (pájaros) y animales domésticos y puede llegar a afectar la salud del sistema auditivo. Por supuesto, una de las principales causas de este problema es el tránsito excesivo, pero también la falta de espacios verdes. Los jardines verticales son una opción práctica y poco costosa de incorporar espacios verdes en la ciudad y ayudar a reducir la contaminación acústica. 

 

Estos jardines además aportan belleza a las edificaciones y se pueden adaptar a espacios interiores, exteriores y a las estructuras más impensadas. Ya sea departamentos o casas particulares que no tienen espacio para un jardín o empresas que buscan generar espacios más saludables y acogedores para sus empleados, los jardines verticales son ideales para habilitar espacios urbanos sub-utilizados y aumentar la calidad de vida en las ciudades. 

Artículos relacionados

Relacionados

Disfruta nuestro Newsletter

Agrega tu dirección de email para recibir todas nuestras novedades, promociones y las mejores noticias sobre jardines verticales.